Cómo curar una mastitis

Socorro: ¿cómo curar una mastitis?

Si has empezado a dar el pecho, te habrás dado cuenta de que es normal que surjan dificultades. Y, si aún no has iniciado tu lactancia materna, habrás escuchado muchas historias de problemas en tu entorno.

Seguro que más de una amiga te habló de sus dolorosas mastitis.

En este artículo voy a hablarte sobre las causas más comunes de la mastitis durante la lactancia, así como algunos tips para actuar cuando identifiques que estás empezando a tener una mastitis.

Pero ¿Qué es la mastitis en la lactancia?

Se trata de una inflamación de las glándulas mamarias. Algunos síntomas de la mastitis son dolor, enrojecimiento, calor y endurecimiento del seno afectado, y fiebre y malestar general.

Lo más importante que debes saber, es que siempre hay un motivo externo para que se haya producido la mastitis, y que con el asesoramiento y tratamiento adecuados la mastitis puede superarse, sin necesidad de interrumpir tu lactancia.

CAUSAS MÁS FRECUENTES DE LA MASTITIS

  1. Bloqueo o obstrucción de conductos lácteos: La acumulación de leche en los conductos mamarios puede provocar un bloqueo. Esto puede suceder si el bebé no vacía completamente el pecho durante las tomas, o si se produce una interrupción en la lactancia repentina o incluso el mal uso del sacaleches.
  2. Bacterias: Las bacterias que ingresan al seno a través de grietas o fisuras en el pezón, aunque en el último protocolo de la ABM no queda del todo claro.
  3. Compresión excesiva del seno: El uso de sostenes ajustados o el uso prolongado de una posición incorrecta durante la lactancia pueden ejercer presión sobre los conductos mamarios, dificultando el flujo de leche y aumentando el riesgo de mastitis.

PRIMEROS PASOS ANTES UNA MASTITIS

  1. Busca a un profesional experto en lactancia (IBCLC) para que pueda valorar tus pechos , el bebé , tu lactancia en general y buscar los posibles motivos de la aparición de la mastitis y pueda guiarte en el proceso. 
  2. Amamanta a demanda del bebé, si estás separada del bebé o no hace un buen agarre puedes utilizar un sacaleches. No aumentes tomas o intentes “vaciar” el pecho porque aumentarás en exceso la producción de leche y por contra la inflamación continuará.
  3. Asegura una buena posición y agarre: Una correcta posición durante la lactancia es esencial para evitar problemas. Asegúrate de que tu bebé esté correctamente posicionado, con su boca bien abierta y abarcando la mayor parte de la areola, lo que ayudará a un drenaje adecuado de la leche. Es útil dirigir el mentón del bebé hacia donde se encuentra la zona inflamada.
  4. Realiza masajes suaves: Masajear suavemente (muy muy suave) el seno afectado mientras amamantas puede ayudar a desbloquear los conductos lácteos y aliviar el dolor. Puedes hacerlo con movimientos circulares y hacia el pezón.
  5. Aplica frío tras las tomas en el pecho afectado, puedes usar hojas de col entera sobre el pecho e ir cambiando cuando esté caliente.
  6. Descansa y cuida tu salud: Es importante descansar lo suficiente, mantener una dieta equilibrada y beber abundante líquido para fortalecer tu sistema inmunológico y prevenir infecciones. Además, trata de evitar el estrés excesivo, ya que puede afectar tu producción de leche y debilitar tu respuesta inmunológica.

¿Has ido a tu ginecólogo o médico de cabecera, te recetó antibióticos, pero la mastitis no se cura o tienes mastitis de repetición?

Cuidado:  Es importante buscar porqué están ocurriendo estas mastitis, no todas las mastitis requieren el uso antibióticos, y no todos los antibióticos sirven para todas las mastitis. Lo mejor es que te vea el/la especialista en lactancia, ya que tratará tu mastitis de forma global.

Si deseas un acompañamiento conmigo, escríbeme, estaré encantada de ayudarte.

Share this post

Te puede interesar:

Pide cita:

Consigue un 50% en tu próxima compra Dodot

¡Para más información, consulta por privado!

Newsletter

¡Te mandaré 1 o 2 correos al mes para compartir contigo todo el contenido que pueda ayudarte a vivir una maternidad empoderada!