Embarazada plan de parto

Prepara tu Parto. Tip 6: El plan de parto, parte II.

Continuamos desglosando la información que debería figurar en tu plan de parto. Hoy tratamos las secciones dedicadas al parto y al bebé.

PARTO

Movimiento durante el parto: Es recomendable que puedas moverte con libertad durante todo el parto, tal y como hemos comentado anteriormente. Favorece tanto a nivel físico como emocional.

Manejo del dolor: Igual que en le periodo de dilatación, puedes seguir necesitando: la esferodinamia, hidroterapia, aromaterapia, masajes, etc., y si se precisa analgesia farmacológica, preferiblemente óxido nitroso o finalmente vía epidural.

Postura para el parto: Hay diversas posturas que se pueden adoptar para el parto (acostada, de pie, cuclillas, etc.) y varios lugares posibles donde dar a luz (cama, taburete, silla de parto, suelo, et.), la elección depende de ti y de tus necesidades: escucha a tu cuerpo.

Sondaje vesical: No es preciso colocar una sonda en la vejiga durante un parto normal. En caso de ser necesario, se te informará del motivo, se te ha de explicar el procedimiento y se solicitará tu consentimiento.

Rotura de bolsa: En general, la bolsa que envuelve y protege al bebé se rompe espontáneamente y no es necesario hacerlo de forma artificial antes ni durante el parto. Existen situaciones clínicas muy puntuales en que está indicado, en ese caso se te ha de informar de los motivos y se solicitará tu consentimiento previo.

Pujos: El esfuerzo de empujar durante la salida del bebé se llama pujo. En un parto normal lo harás cuando sientas la necesidad de hacerlo y la dilatación sea completa. Empujar en otros momentos y/o de forma continuada no es necesario ni beneficioso. En algunas situaciones, como bajo los efectos de la anestesia epidural, que produce una disminución de la sensibilidad y del deseo de empujar, puede ser útil que los profesionales te puedan orientar sobre el momento adecuado para empujar.

Episiotomía: La episiotomía es un corte que se practica en el periné. Actualmente no se considera adecuado realizarla de forma rutinaria, ya que puede tener complicaciones y efectos negativos. Únicamente se realizará en algunas situaciones muy puntuales en las que se precisa facilitar la salida del bebé y siempre informándote previamente y solicitando tu consentimiento.

 

EL BEBÉ

Nacimiento del bebé: Es un momento único, íntimo y especial, en el que se debe procurar que el primer contacto del bebé sea contigo, su madre, a través de la piel, la mirada, el olfato, el sonido y el reflejo de succión. Se evitarán luces potentes o ruidos que molesten a tu bebé, el ambiente será cálido, evitando interferencias en este primer contacto con tu bebé, lo que facilitará la creación del vínculo afectivo y biológico.

Contacto inmediato piel con piel: Han de colocar al bebé en contacto directo piel con piel contigo durante al menos las dos primeras horas de vida, o todo el tiempo que tú desees. En caso de no ser posible se te explicará el motivo.

Corte del cordón umbilical: El cordón umbilical se corta cuando ya ha dejado de latir (lo que se conoce como pinzamiento tardío) para que toda la sangre de tu bebé vuelva dentro de él (no es sangre del cordón, es sangre de tu bebé), salvo que exista alguna circunstancia justificada que haga necesario seccionarlo antes y han de informarte para realizarlo.

Aspiración de secreciones y sondas tras el nacimiento: La aspiración de secreciones o la realización de sondajes (al estómago o por el ano) tras el nacimiento de un bebé sin problemas es una práctica desaconsejada. En caso de ser necesario se te informará y pedirá consentimiento previo para realizarla.

Atención y cuidados iniciales del bebé: Se deben posponer las actuaciones no urgentes (peso, talla y otros cuidados o tratamientos) en tu bebé hasta pasadas las 2 primeras horas de vida.

Inicio de la lactancia: La leche materna es el alimento ideal para mantener la salud y prevenir infecciones y otras enfermedades en tu bebé. En caso de haber optado por dar lactancia materna, el inicio debe ser inmediato tras el parto, salvo que algún problema en ti o tu bebé no lo permitan. Para ello colocarán a tu bebé sobre tu pecho desnudo, en contacto piel con piel, dejando que comience a mamar de forma espontánea y sin interferencias innecesarias, durante el tiempo que precise para ello, y con la adecuada supervisión de un profesional en lactancia materna.

Procedimientos en el bebé: Siempre que sea posible, tu bebé ha de permanecer junto a ti, si te separan ha de ser por motivos claramente justificados que deberán constar en tu historia clínica. En caso necesario se te informará y solicitará tu consentimiento previo.

Administración de medicamentos:

Se realizarán con el bebe en contacto piel con piel o durante el amamantamiento. Se recomienda la administración a todos los recién nacidos de:

  • Colirio o pomada antibiótica oftálmica, en una sola dosis, ya que previene infecciones oculares severas. No obstante, se debe retrasar su aplicación en las primeras dos horas de vida para no impedir el contacto visual del bebé con la mamá.
  • Vacuna de Hepatitis B (1a dosis). Se administra vía intramuscular. Sólo si eres Hepatitis B positiva. Puede hacerse tras permitir el establecimiento del vínculo madre – bebé y el inicio de la lactancia. Para su realización no es conveniente la separación.
  • Vitamina K para la prevención de hemorragias. El método de administración, más frecuente y aconsejado, es vía intramuscular. Al igual que la vacunación, puede demorarse y hacerse manteniendo el contacto piel con piel. Existe la alternativa de administración oral de la vitamina K, que resulta igual de eficaz, siempre que se realice de forma estricta, de acuerdo a la pauta prescrita.

Higiene del bebé: No se aconseja bañar al bebé en las primeras horas de vida, pudiendo retrasarse hasta el segundo día o más si las condiciones así lo permiten. Cuándo hacerlo por primera vez, es una decisión tuya y de tu pareja.

Cohabitación madre-bebé: La duración de la estancia en el hospital siempre es la mínima posible. En los partos normales tú y tu bebé compartiréis siempre la misma habitación. El colecho (compartir la cama con el bebé) se considera una práctica beneficiosa y cómoda. En caso de ingreso de hospitalización de uno de vosotros te han de facilitar el alojamiento conjunto o la estancia en unidades neonatales de puertas abiertas con la posibilidad de practicar los cuidados madre-canguro.

Lactancia: La lactancia materna es la mejor opción para la alimentación del bebé y además ayuda a una buena evolución del posparto. No deben establecerse horarios ni duración de la toma salvo expresa indicación médica. No se deben ofrecer sueros, infusiones, chupetes ni tetinas y tampoco ofrecer suplementos de leche artificial, puesto que todo ello puede dificultar o impedir una lactancia materna exitosa. Se consultará y pedirá tu consentimiento antes de dar cualquier otro tipo de alimentación al bebé en el caso de que fuese necesario.

 

 

Legilación estatal:

Ley 41/2002, de 14 de noviembre, básica reguladora de la autonomía del paciente y de derechos y obligaciones en materia de información y documentación clínica. BOE 274 (15 de noviembre de 2002).

Recomendaciones de la OMS Para los cuidados durante el parto, para una experiencia de parto positiva:

https://apps.who.int/iris/bitstream/handle/10665/272435/WHO-RHR-18.12-spa.pdf?ua=1

Share this post

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email

Te puede interesar:

Pide cita:

Newsletter

¡Te mandaré 1 o 2 correos al mes para compartir contigo todo el contenido que pueda ayudarte a vivir una maternidad empoderada!