Prepara tu Lactancia. Tip 2: no te creas los falsos mitos.

Durante tu embarazo y posteriormente en tu lactancia oirás muchísimas cosas sobre la Lactancia Materna. Muchas serán verdad, pero muchísimas serán falsos mitos. Creencias que vienen de la ignorancia, la desinformación, y de una época pasada donde se promocionaba el uso de la leche artificial y se aconsejaban prácticas poco favorables a la lactancia materna.

Y hoy te vamos a ayudar a desmontar algunos de esos mitos.

Dar el pecho duele: no. Ni al principio, ni en medio, ni al final. El dolor en la Lactancia Materna es siempre, SIEMPRE, señal de que algo no va bien. Y ese algo no se soluciona dando un biberón al bebé (en muchos casos esto es solo una tirita), ni esperando a ver si se pasa. Se soluciona buscando ayuda experta a la primera señal de dolor. Si esperas, si aguantas, el dolor irá a peor. Seguro. El dolor causado por un mal agarre o por un frenillo sublingual corto, por ejemplo, suele acabar en grietas si no es cogido a tiempo. Puede corregirse después, claro que sí. Pero no hay necesidad de aguantar. Si notas dolor, busca un profesional que identifique el problema y te ayude a solucionarlo.

Algunas mujeres no producen suficiente leche: si todas las mujeres que han abandonado la Lactancia Materna porque sus pediatras les dijeron que no tenían suficiente leche para sus bebés, realmente no la tenían: estaríamos extinguidos. Todas las mujeres producen justo la leche que su bebé necesita, siempre y cuando la lactancia esté bien establecida (salvo un mínimo porcentaje de mujeres con determinada patología de las que hablaremos en detalle en el futuro en otro post ). Por lo tanto, si un bebé no está comiendo suficiente, hay un problema, efectivamente, y hay que averiguar el porqué para corregirlo. Dicho de otra forma: si la producción de leche es insuficiente, con casi total seguridad el problema no vendrá de la madre, sino de otros factores externos como el agarre, la posición, la frecuencia de tomas…

La leche materna a partir de los 6 meses está aguada y no alimenta (incluso al parecer a algunas mujeres les ocurre eso desde el inicio de la Lactancia): nuevamente, si esto fuese cierto – extinción. En todo caso, la leche materna estaría siempre aguada, porque contiene entre un 88-87 % de agua (según sea calostro o leche madura). Pero tiene la composición perfecta para tu bebé, y se va adaptando a su crecimiento, ofreciéndole en cada etapa el
porcentaje de nutrientes que necesita. No en vano la OMS recomienda lactancia materna exclusiva hasta los 6 meses de vida del bebé, como base de su dieta hasta el año, y complementada con otros alimentos hasta los 2 años o hasta que madre y bebé quieran.

La Lactancia Materna hará que tus pechos caigan: No. Tus pechos van a caer, pero por otros motivos, y la Lactancia Materna tendrá una bajísima parte de culpa. El embarazo tiene más culpa. Cambios hormonales, subida y bajada de peso. A más embarazos, más riesgo de caída. Y la edad, por supuesto, también afecta. Si me quedo embarazada con 32 años y mi bebé se desteta digamos con 3 años y medio: ya tengo 36 años. Y esos 4 años, señoras, nos afectan también. No amamantar para que no caigan los pechos, nos suena un poco a la historia que tan bien nos han vendido siempre de que nuestros pechos son casi únicamente objetos sexuales, y así deben permanecer…

Hay que preparar los pezones y los pechos para amamantar: quizá hayas oído hablar de alguna crema buenísima que debes aplicar en tus pechos durante el embarazo. Quizá incluso la hayas comprado. Nada más lejos de la realidad. Nuestros pechos, nuestros pezones tienen una función principal en nuestro cuerpo y es la de amamantar. Igual que no necesitas preparar tus párpados para que parpadeen, no necesitas preparar tus mamas para que amamanten. Puedes ahorrarte el dinero de esa crema , lo necesitarás para pañales 😉

¿Qué otras cosas te han contado de la Lactancia Materna que te suenen a falsos
mitos? En tu entorno, ¿muchas mujeres dejaron la Lactancia Materna porque no producían
bastante leche?

Share this post

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email

Te puede interesar:

Pide cita:

Newsletter

¡Te mandaré 1 o 2 correos al mes para compartir contigo todo el contenido que pueda ayudarte a vivir una maternidad empoderada!