Coronavirus y embarazo, parto y lactancia

Covid-19: Embarazo, Parto y Lactancia


Hemos preparado este post con el objetivo de ayudaros a defender vuestros derechos y los de vuestros bebés en lo relativo a vuestros partos y lactancias durante la crisis sanitaria del Covid-19.

Va ser un post algo técnico, pero creemos que es importante mostrar la información y los documentos de referencia sin adornos. Esperamos que os sirva de ayuda.

 

ASPECTOS A TENER EN CUENTA

  • El virus no ha sido aislado en leche humana, ni en líquido amniótico, sangre de cordón ni en nasofaringe de recién nacido de madre COVID-19 positivo.
  • La OMS recomienda a las madres COVID-19 positivas continuar AMAMANTANDO (aplicando las medidas de bioseguridad para COVID-19), poniendo énfasis en que amamantar protege contra la morbimortalidad en el periodo postnatal y en las siguientes etapas de crecimiento. Este efecto es gracias a la transmisión directa de anticuerpos y componentes inmunológicos de forma prolongada (OMS, 2020).
  • Es prioritario continuar con las tres prácticas integradas de atención en el parto (pinzamiento óptimo, contacto piel a piel , lactancia en la primera hora de vida) de igual forma que el alojamiento conjunto, según recomendaciones de la OMS y evidencia disponible en la emergencia COVID-19.
  • Siempre que sea posible, se debe mantener la presencia de un acompañante para la madre durante el parto y tras el mismo. Utilizando las medidas adecuadas de protección, la presencia de un acompañante para la díada madre-recién nacido está recomendada, disminuye la probabilidad de complicaciones, ofrece apoyo a la madre en el cuidado del recién nacido y puede ayudar a disminuir la carga de trabajo de los profesionales (OMS 2020, RCOG 2020, ICM 2020).

 

EMBARAZO Y PARTO: ¿CÓMO SE TRANSMITE LA ENFERMEDAD COVID-19?

  • No hay pruebas de que las madres transmitan el virus a sus hijos durante el embarazo ni el parto.
  • Tampoco que las mujeres embarazadas tengan mayor riesgo de padecer la enfermedad.
  • La inducción del parto o la cesárea no disminuye las posibilidades de contagio.
  • Se ha detectado Covid-19 en muestras fecales de algunas personas, por lo tanto, para reducir la transmisión al bebé, no se recomienda el nacimiento en agua para mujeres embarazadas que hayan dado positivo para Covid-19.

 

POR QUÉ ES IMPORTANTE MANTENER EL CONTACTO PIEL CON PIEL Y LA LACTANCIA EN LA PRIMERA HORA DE VIDA:

La leche humana es el alimento óptimo para la nutrición de los lactantes y niños pequeños, especialmente en situaciones de emergencia: es por ello que, en los hijos de madres con caso sospechoso, probable o confirmado de COVID-19, se recomienda el inicio de la lactancia durante la primera hora de vida y continuar con ésta al menos hasta los 2 años, aplicando las medidas de bioseguridad para COVID-19 necesarias para prevenir el contagio madre-hijo (OMS, 2020)

A fecha 01 de abril de 2020, la Organización Mundial de la Salud (OMS), UNICEF, IBFAN (Baby Food Action Network), WABA (World Alliance for Breastfeeding Action), La Liga de Leche Internacional (LLLI), IHAN (Iniciativa Hospital amigo del Niño), ABM (Academy of Breastfeeding Medicine), CDC (Center for disease Control and Prevention), SBP (Sociedad Brasileña de Pediatria), Royal College of Obstetricians and Gynecologists (RCOG), recomiendan en forma unánime y categórica: el inicio, el mantenimiento y la continuación de la lactancia, ya que no hay estudios que demuestran la diseminación del virus COVID-19 a través de esta, destacando que los beneficios del amamantamiento superan cualquier riesgo potencial de transmisión del virus (e-lactancia, 2020).

El contacto piel con piel y el calostro dentro de la primera hora de vida garantiza la instalación de la memoria inmunológica en los recién nacidos a través de la piel de la madre, que transfiere millones de microbios (bacteria, virus, hongos) a su recién nacido, y con su primera gota de oro (calostro) la madre entrega a su recién nacido una sustancia bioactiva que contiene más de 700 bacterias, facilitando el establecimiento de una microbiota intestinal deseable; el calostro es una fuente de defensas que contiene anticuerpos, macrófagos, leucocitos, inmunoglobulinas y otras células defensivas de todo tipo, especialmente adaptadas al medio ambiente del bebé, es decir a los microbios de su madre y su entorno. Además, el calostro cubre todos los requerimientos nutricionales al poseer un alto valor energético en un pequeño volumen (aproximado 67 kcal/100 ml), tiene una alta concentración de proteínas (2,5 a 4,0 g/100 ml), vitaminas liposolubles (E,A y K), oligosacáridos y minerales (sodio y zinc), y con menos lactosa y grasa que la leche madura, lo que la hace adecuada para la asimilación de nutrientes. Entre las inmunoglobulinas que contiene el calostro se encuentra la lactoferrina, que tiene propiedades antimicrobianas, antivirales, antiinflamatorias e inmunomoduladoras que, en combinación con la lisozima, aumentan la protección frente a los agentes patógenos. A su vez, la lactoferrina facilita la absorción del hierro en el intestino del lactante por lo que incrementa su valor nutricional.

 

MADRES SOSPECHOSAS, PROBABLES O CONFIRMADAS DE COVID-19

¿QUÉ ES LO QUE RECOMIENDAN LAS ORGANIZACIONES INTERNACIONALES?

Intervenciones de salud en recién nacidos con madres sospechosas, probables o confirmada de COVID-19:

  • Pinzamiento oportuno del cordón umbilical: 3-4 minutos tras el nacimiento o cuando éste deje de latir (igual que se hace en una madre negativa a Covid).
  • Contacto piel con piel: inmediatamente después del nacimiento, durante mínimo 2 horas sin interrupciones innecesarias siguiendo las medidas de bioseguridad del Covid-19. En caso de duda de contaminación del pecho o abdomen materno por gotas durante el parto, el lavado con solución jabonosa sería suficiente.
  • Inicio temprano de la lactancia: se debe promover dentro de la primera hora posterior al nacimiento, mientras el bebé permanece aún en contacto piel con piel con su madre siguiendo las medidas de bioseguridad para Covid-19.
  • Permitir el alojamiento conjunto: enseñándole a la madre que deberá alimentar al bebé cuando presente señalas tempranas de hambre. Utilizando métodos de barrera (mascarillas, bata larga de material desechable) y complementando con eficiente higiene de manos, antes y después del contacto con el bebé, con la finalidad de disminuir la exposición al bebé a secreciones respiratorias de la madre (Declaración de la Academia de Medicina de la Lactancia sobre Coronavirus, 2019).

 

Las siguientes horas/días, si la madre ya tiene el diagnóstico confirmado de COVID-19, el modo de alimentación del recién nacido dependerá del estado de salud de la madre, optando por alguna de las siguientes alternativas:

  1. Las madres sintomáticas que se sientan lo suficientemente bien como para amamantar: deben usar mascarillas cuando estén cerca de su recién nacido (incluso durante la alimentación); lavarse las manos antes y después del contacto, y limpiar y desinfectar todas las superficies contaminadas cercanas.
  2. Si una madre está demasiado enferma para amamantar: se le debe alentar y ayudar a extraer la leche materna, que se le puede dar al recién nacido a través de una taza limpia o una cuchara. Es esencial el uso de mascarilla, la higiene estricta de las manos y la desinfección de todo el equipo de extracción y las superficies duras después de extraer la leche materna. La leche materna extraída puede etiquetarse y almacenarse para su uso posterior si no se le da inmediatamente al bebé. El Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (Center for Disease Control and Prevention, CDC) recomienda que la leche materna extraída se almacene a temperatura ambiente durante hasta 4 horas, refrigerada (no en el estante de la puerta) durante 4 días y en el congelador de 6 a 12 meses.
  3. Si la madre está gravemente enferma: se le puede ofrecer extracción manual por parte del personal de salud, los objetivos serán mantener el suministro de leche para su propio hijo y evitar complicaciones como congestión mamaria, mastitis, absceso, entre otras. Esta leche puede tomarla el lactante (Italian SN 2020/04/03, UNICEF 2020/03/04, LLLi 2020/02/20, CDC 2020/02/19).
  4. Los recién nacidos prematuros o enfermos pueden requerir asistencia médica adicional. Sin embargo, cada recién nacido tiene derecho a acceder a su madre o padre. Si su condición médica le impide mamar, se le ha de administrar el calostro o leche materna ya sea por vasito, cuchara o jeringa-dedo. Ninguna madre debe separarse de su bebé sin su consentimiento informado. Las madres y los bebés tienen derecho a permanecer juntos en todo momento, incluso si el bebé nace pequeño, prematuro o con afecciones médicas que requieran cuidados adicionales.

 

 

Por todo lo mencionado, hay ya bastante información para afirmar que algunos protocolos que se están aplicando en algunos hospitales españoles son inauditos, y no podemos consentir que a las mujeres embarazadas o lactantes con Covid19 nos separen de nuestros maridos y de nuestros bebés.

A continuación os hacemos llegar un modelo para adjuntar a nuestro plan de parto para reclamar nuestros derechos. Ha sido redactado por el Dr. Enrique Jesús Jareño Roglán, Pediatra, y la abogada Nuria Benito Ruiz, de la Asociación Amamanta, y aporta la bibliografía científica en la que se apoya. (lo teneis en Anexo al final)

Es fundamental que el documento vaya firmado por la gestante, en las hojas señaladas, y la pareja también puede firmarlo. Para que tenga validez debe ser presentado y registrado, a ser posible antes del parto. Para ello habría que enviarlo por correo electrónico al Servicio de Atención al Paciente del Hospital que corresponda, firmado electrónicamente (en caso de no tener firma digital, imprimir, firmar y escanear). Hay que guardar una copia de certificación del envío a través de un servicio como el de “Safe Stamper” o similar, como garantía de presentación del documento. En caso de no poder hacerlo con antelación se puede llevar en la cartilla de embarazo y presentarlo para su registro el día de ingreso por parto en Urgencias del hospital, llevando dos copias y para que sellen una.

 

ANEXO

https://amamanta.es/wp-content/uploads/2020/04/ANEXO-AL-PLAN-DE-PARTO-COVID19-ED.-1-4-4-2020-editable.pdf

BIBLIOGRAFÍA

Share this post

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email

Te puede interesar:

Pide cita:

Newsletter

¡Te mandaré 1 o 2 correos al mes para compartir contigo todo el contenido que pueda ayudarte a vivir una maternidad empoderada!